10 PELÍCULAS SOBRE LA ANSIEDAD: QUÉ ES, CÓMO ENTENDERLA Y QUÉ HACER AL RESPECTO

10 CINTAS QUE EXPLORAN LA ANSIEDAD Y CÓMO SE EXPRESA EN LA VIDA COTIDIANA

En los últimos años, la noción de “ansiedad” ha adquirido tanto una popularidad como una resignificación de las que carecía en el pasado. Así como la depresión fue la enfermedad mental característica de las últimas décadas del siglo XX, pareciera que la ansiedad ocupó ese lugar en estas primeras del XXI: de la mano de estudios científicos, artículos en Internet, libros y otros productos culturales, el término “ansiedad” se ha ido colando a nuestro lenguaje cotidiano para darle nombre a ese malestar que no entendemos pero que, a veces, tampoco nos damos el tiempo de explorar y conocer mejor. Para muchas personas es mucho más fácil llamarle “ansiedad” a eso que sienten –porque han escuchado antes la palabra– que esforzarse por comprender sus propias emociones, reacciones, respuestas inconscientes, etcétera.

Como sea, por algo se empieza y, en todo caso, parece que es mejor al menos darse cuenta de que algo en nuestro interior no marcha tan bien como quisiéramos, que pretender sólo ignorarlo.

En el ánimo de fomentar ese conocimiento de sí que, a decir de los antiguos griegos, es componente indispensable del cuidado de uno mismo, enlistamos a continuación 10 películas que han explorado la noción de ansiedad de forma creativa, sensible y reflexiva. Como en otras ocasiones, la selección no es exhaustiva, pero esperamos que sí sea estimulante.

Adaptation, Spike Jonze (2002)

La dupla de Spike Jonze como director y Charlie Kaufman como guionista ha resultado en algunas películas sumamente originales. Adaptation es una de ellas. Kaufman tiene un particular talento poco común para crear historias que, como las muñecas rusas o como ciertas narraciones de Jorge Luis Borges, están construidas bajo el principio del reflejo entre distintos planos de ficción.

Esta cinta iba a ser originalmente la adaptación cinematográfica de El ladrón de orquídeas, un relato biográfico escrito por Susan Orlean. Sin embargo, Kaufman encontró dificultades, bloqueos y otros obstáculos de tipo psicológico para lograr un buen guión a partir del libro. Curiosamente, su manera de salir del problema fue convertir su propio dilema en la historia de la cinta.

En relación con la ansiedad, la película muestra hasta qué punto nuestra propia mente presente cualidades contradictorias: aunque Kaufman era ya un guionista reconocido (su opera prima fue nada más y nada menos que el guión de Being John Malkovich, dirigida también por Jonze en 1999), al mismo tiempo no era un ser humano exento de las dudas, los temores y la angustia que tantas veces nos impiden hacer lo que queremos e incluso lo que sabemos que somos capaces de realizar.

En cierto sentido el nombre del filme, Adaptación, sugiere al menos ambos significados: por un lado, alude al hecho de “adaptar” un libro para el cine, pero también puede pensarse en el sentido de la palabra como aquello que una persona necesita hacer para sobreponerse a una adversidad: adaptarse a las circunstancias presentes, para aprovecharlas de la mejor manera posible.

 

Le Fabuleux Destin d’Amélie Poulain, Jean-Pierre Jeunet (2001)

Probablemente la comedia romántica francesa más célebre de los últimos años, Amélie retrata con exactitud y al mismo tiempo con mucho cuidado la vida de una persona con una fuerte inclinación a la introversión: el exceso de pensamiento, el fantaseo, la sensibilidad tanto emocional como física profundamente desarrolladas, el contacto intenso y continuo con la vida interior y, en contraste, el temor frente al mundo exterior, etcétera.

Sin embargo, un rasgo que hace de Amélie una gran cinta sobre la ansiedad y la introversión es que si bien en buena parte de la película parece dominar cierta celebración de dichos rasgos, eventualmente se muestra que el sujeto necesita moverse a otro lugar si quiere conseguir lo que desea.

 

Frank, Lenny Abrahamson (2014)

El elemento de esta película que sin duda salta a la vista, incluso sin haberla visto, es la enorme máscara de papel maché que porta el personaje principal. En cierta medida, esa es también su principal virtud en relación con la ansiedad, pues a través de dicho objeto y bajo una clave humorística, la cinta consigue hacer una metáfora de las dificultades tanto personales como sociales asociadas con la ansiedad.

 

Inside Out, Pete Docter y Ronnie del Carmen (2015)

Conocida en español como Intensa Mente o Del revés, esta película de los estudios Pixar es un acercamiento ingenioso a la comprensión de las emociones y la manera en que inciden en nuestra conducta, nuestras decisiones (y omisiones) y el tipo de relaciones que entablamos tanto con otras personas como con el mundo en sí, todo ello un campo cuyo efecto en nuestra vida solemos subestimar hasta que es demasiado tarde.

En particular, vale la pena resaltar el efecto que el personaje de la Tristeza tiene en la historia. En una sociedad que nos insta a ser siempre felices, a ver el lado “positivo” de las cosas y a seguir sin nunca hacer una pausa para preguntar o reflexionar, en ocasiones ignoramos inconscientemente emociones que aprendimos a considerar “negativas”, sin darnos cuenta de que son justamente éstas las que nos enseñan a desarrollarnos y adquirir una mejor conciencia de nosotros mismos, de lo que somos y de aquello que dirige nuestros actos.

 

The Graduate, Mike Nichols (1967)

Esta película ha sido elogiada por distintas razones cinematográficas, pero en este listado en especial se encuentra por un motivo específico: su historia enseña, de algún modo, que la persona que no habla, que no se manifiesta, que no pide, que cede frente a su propio deseo e intenciones, al final permite que sean otros quienes definan e incluso dirijan su vida.

 

The King’s Speech, Tom Hooper (2010)

Esta cinta lleva la consigna de estar basada en hechos reales, lo cual puede o no ser importante pero de algún modo le otorga cierta legitimidad al proceso del protagonista, nada menos que el rey Jorge VI de Inglaterra, quien a pesar de su posición, su origen familiar y todas las ventajas asociadas con ello, tenía miedo de hablar en público.

La película destaca por el lugar que concede a las emociones en el desarrollo existencial de una persona. Sin prestar la atención necesaria a éstas, es difícil llegar lejos.

 

Punch-Drunk Love, Paul Thomas Anderson (2002)

Un filme de uno de los directores estadounidenses más notables de los últimos años, Punch-Drunk Love narra la historia de un hombre notablemente introvertido y tímido que se encuentra con una mujer que es su opuesto exacto: extrovertida, arriesgada, intempestiva y, por encima de todo, se siente atraída a él.

La película hace ver que si bien la ansiedad puede parecer en ocasiones una barrera imposible de traspasar, tanto el deseo mismo del sujeto como ciertas condiciones externas hacen posible pasar a otra cosa en la existencia.

 

Girl Interrupted, James Mangold (1999)

Conocida en español como Inocencia interrumpida, esta cinta es una adaptación del relato autobiográfico de Susanna Kaysen publicado en 1993, que relata la experiencia de la autora en un hospital psiquiátrico en Estados Unidos, adonde fue conducida luego de recibir un diagnóstico de trastorno depresivo mayor y después de trastorno de límite de la personalidad.

Si bien la historia parece de inicio ir más allá de la ansiedad “cotidiana” que muchas personas experimentan, también hace ver hasta dónde puede llegar la mente cuando no se le concede la atención que, por así decirlo, pide a gritos.

 

A Fantastic Fear of Everything, Chris Hopewell y Crispian Mills (2012)

Además de ser un buen ejemplo de humor inglés, esta película destaca por tratar la ansiedad desde una perspectiva más ligera y, quizá por ello, más libre. En otro sentido, es también un buen retrato de aquello que Sigmund Freud caracterizó como la “neurosis obsesiva”, cuyos rasgos coinciden mucho con la ansiedad moderna.

 

Eagle vs Shark, Taika Waititi (2007)

Una película sui géneris que retrata con ingenio la relación amorosa entre dos introvertidos, sin duda una combinación difícil en la medida en que los rasgos de personalidad que suelen asociarse con la introversión (la timidez, el silencio, la reserva, etc.) no son, en general, los más propicios para entablar relaciones personales.

Con todo, como en otras cintas que hemos enlistado, aquí también se deja ver que la ansiedad y sus expresiones son en realidad signo de otra cosa.