Ejemplar Ben Affleck y Jennifer Garner: dan cátedra de cómo divorciarse con alegría y transformarse en amigos

En Hollywood hablan de la contracara de Angelina Jolie y Brad Pitt. Cómo lograron un acuerdo armonioso que es elogiado en los Estados Unidos.

La semana pasada volvió a estallar un escándalo en torno a la pareja más famosa de Hollywood: Angelina Jolie y Brad Pitt. Fuentes cercanas a la actriz aseguraron que él no le pasa la manutención de los hijos y el abogado del actor salió a contraatacar diciendo que Pitt le entregó millones a su ex.

“Brangelina”, esa pareja que aparentaba perfecta, se desmoronó y los medios del mundo hacen hincapié en la guerra desatada durante el extenso trámite de divorcio. La contracara es una ex pareja que da cátedra de cómo divorciarse en paz: Ben Affleck (45) y Jennifer Garner (46). 

La Corte Superior de Los Ángeles le advierte a la pareja que complete su divorcio y ellos contestan que “no hay prisa” y que fue “la presión pública quien tuvo parte de culpa de la separación”.

Los actores quieren anteponer el bienestar de su familia por encima de los clichés que se esperan en un caso de divorcio.

La demanda de divorcio fue presentada en abril de 2017, aunque anunciaron su separación en junio de 2015. El juez que lleva el caso, Thomas Lewis, advierte que el tribunal “puede llegar a desestimar el caso por demora en el enjuiciamiento si las partes no proporcionan los documentos necesarios”.

La ex pareja está centrada en que sus tres hijos, Violet de 12 años, Seraphina, de 9, y Samuel, de 6 años, crezcan en el mejor entorno posible y “viendo la complicidad de sus padres para que su felicidad no sufra trastornos”, dijo una fuente a People. Por eso siguen pasando tiempo juntos y se los ve sonrientes en eventos públicos.

Garner contó que durante los 10 años que duró la unión, había “continuamente cinco o seis autos” persiguiéndolos para buscar información. En declaraciones al programa CBS Sunday Morning, la actriz llegó a decir: “Siento el estrés solo con recordarlo. Realmente podría echarme a llorar al hablar de esa situación”.

“Lo que creo aprendí es que el entorno ejerce presión para que algo suceda. Sientes la presión de apresurarte y casarte porque piensas que así terminará el agobio… Y ocurre lo mismo al revés. Si hay algún indicio de problemas, o si la prensa sensacionalista decide que hay problemas, puede crear problemas”, agregó la actriz.

Ben, galán de Hollywood y amigo del productor acosador Harvey Weinstein, atravesó un duro momento el año pasado: una recaída de su adicción al alcohol. Y fue internado en un centro de desintoxicación.

Pese a mostrase en aquel momento con nueva pareja (la productora de televisión Lindsay Shookus), Ben tuvo como sostén a Jennifer.

“Pidió ayuda. Quiere estar sobrio”, aseguró una fuente a la revista People.

Desde la última recaída, el intérprete de Batman se sometió a una terapia en Los Ángeles. De a ratos le otorgaron permisos para viajar por la promoción de “Liga de la justicia”, en la que dio vida a Batman. En esas giras lo acompañó un “entrenador” y un consejero espiritual.