7 ideas erróneas sobre la fibromialgia

COMPARTIR:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
COMPARTIR:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Las ideas erróneas sobre la fibromialgia deben erradicarse porque con frecuencia llevan a que alguien afectado por esta enfermedad busque soluciones inadecuadas, en lugar de tratar el problema con las herramientas de las que se dispone.

Hay varias ideas erróneas sobre la fibromialgia que, en su mayoría, se originan porque es un mal que la ciencia no ha logrado descifrar del todo hasta ahora. A pesar de que se conoce desde 1904, todavía la medicina no consigue explicar por qué se produce, ni tiene medios para diagnosticarla y tampoco herramientas para curarla.

Todos esos vacíos hacen que circulen muchas ideas erróneas sobre la fibromialgia. El problema de esos mitos y prejuicios es que muchas veces conducen a que los afectados le den un manejo inadecuado a la enfermedad, con todos los riesgos que esto implica.

Si bien es cierto que hay pormenores de esta enfermedad que aún no se conocen, también es cierto que se han hecho avances y que muchas hipótesis ya han sido descartadas. Por lo mismo, es importante no prestar oídos a ideas erróneas sobre la fibromialgia, como las siguientes.

1. Es una enfermedad psicológica

Esta es una de las ideas erróneas sobre la fibromialgia que más se ha extendido. En general, todas las enfermedades tienen algún componente psicológico y muchas de ellas también generan consecuencias psicológicas. Sin embargo, esto no significa que existan solo en la mente.

La fibromialgia provoca síntomas que son claramente físicos, como el dolor generalizado y rigidez articular. Quien padece esta enfermedad percibe como dolorosos estímulos que no lo son, y experimenta mayor dolor de lo normal con los que sí lo son. Esto no quiere decir que todo está en su mente.

2. Solo afecta a mujeres y a personas mayores

Este es otro de esos prejuicios que está bastante extendido. Como en un buen número de enfermedades,hay mayor pre valencia en cierto tipo de pacientes. En este caso, es verdad que este mal ataca sobre todo a las mujeres, pero no exclusivamente a ellas.

Lo mismo ocurre con la edad. Hay evidencia de que la fibromialgia es más frecuente en las personas mayores, pero puede presentarse a cualquier edad. En otras palabras, cualquier persona puede desarrollar este mal.

3. Se pierde por completo la calidad de vida

En la actualidad, se considera que el ejercicio regular es la mejor vía para reducir los síntomas de la enfermedad. Asimismo, hay varios tratamientos disponibles para evitar que la fibromialgia altere de manera significativa la calidad de vida.

Ya no es necesario el uso de muchas medicinas, sino que el énfasis se hace en el estilo de vida. Una persona con fibromialgia puede llevar una vida relativamente normal si hace ejercicio aeróbico y de movilidad de forma regular, practica técnicas de relajación y sigue las indicaciones médicas.

4. El ejercicio, una de las ideas erróneas sobre la fibromialgia

Y hablando de ejercicio, una de las ideas erróneas sobre la fibromialgia más extendidas es que quien padece esta enfermedad no puede hacer ejercicio. Nada más alejado de la realidad. Como ya lo señalamos, el ejercicio es precisamente una viamuy importante para su tratamiento.

Lo que sí es cierto es que se debe contar con la orientación médica. El ejercicio se debe realizar de manera progresiva, gradual y constante. Esta probado que, en la mayoría de los casos, practicar natación, atletismo, ciclismo, caminatas y ejercicios en agua caliente mejoran la sintomatología.

5. Se debe seguir una dieta especial

Hasta ahora no existe ninguna evidencia de que el consumo de un determinado alimento mejore o empeore la enfermedad. Existe una línea de investigación en la cual se ha encontrado cierta relación entre el consumo de gluten y la fibromialgia, pero de momento no hay resultados concluyentes.

Lo que sí es cierto es que quienes tienen esta enfermedad son más propensos a subir de peso. A su vez, el sobrepeso incrementa los síntomas. Lo aconsejable es mantener una dieta sana para evitar a toda costa la obesidad.

6. No existe tratamiento

Se ha podido establecer que el tratamiento farmacológico tiene una eficacia significativa hasta en el 40 % de los pacientes. En este, básicamente se administran analgésicos, antidepresivos y algunos anti convulsionantes.

De otro lado, el ejercicio periódico, como ya se dijo, unido a la práctica de técnicas de relajación y una terapia cognitivo conductual han probado ser eficaces para buena parte de los pacientes. Muchas veces los efectos no se ven de inmediato, pero sí a mediano plazo.

7. Provoca graves secuelas

La fibromialgia no produce secuelas, ni tampoco es una enfermedad degenerativa. No genera cambios en las articulaciones, los huesos o los músculos. Tampoco da lugar a deformidades o a parálisis que limiten el movimiento. Menos aún, provoca alteraciones neurológicas, además de que no siempre es la causa de todos los dolores físicos que alguien puede experimentar.

Etiquetas