El origen de la media naranja

COMPARTIR:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
COMPARTIR:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Todos hemos escuchado decir que es importante encontrar a nuestra media naranja para ser felices, pero ¿alguna vez te has preguntado de dónde proviene este término?

El término media naranja, se cree que fue descrito por primera vez por el filósofo griego Platón  dentro de su obra “El Banquete” (escrito en  el año 380 A.C.), donde narra que los seres humanos eran seres redondos que tenían dos rostros, cuatro brazos y cuatro piernas, existían los de género femenino, masculino y andrógino.

Estos seres eran sumamente arrogantes y en una ocasión decidieron desafiar a los dioses pensando que podrían ser superiores a ellos. Por ello, Zeus decidió que aunque no podía eliminar a la raza humana por completo, tendría que hacer algo para debilitarla para que no se atreviera nunca más a desafiar el poder de los dioses.

Su castigo consistió en cortarlos por la mitad, condenándolos a buscar siempre a su otra mitad para poder alcanzar la felicidad. Cuando estos seres, ahora de dos piernas y dos brazos no encontraban a su otra mitad, buscarían la forma de morir; cuando la encontraban y ésta moría, buscaban otra mitad con la cual pudieran ser seres completos.

En pocas palabras, la obra de Platón, nos muestra una historia muy semejante a lo que representa la búsqueda de “la media naranja”; somos seres incompletos hasta que la encontremos y si no lo logramos, nuestra vida carecerá de sentido y estaremos condenados a morir solos de tristeza.

En inglés, la “media naranja” se conoce como “better half”, que traducido al español significa “mi mejor mitad”.

Suena muy romántico pensar que existe una persona perfecta para nosotras que nos hará sentir completas pero ¿qué pasa si esta persona no llega, estamos condenadas a vivir infelices para siempre? La respuesta dependerá de lo feliz que te sientas de ser tú.

Cuando una mujer está contenta con la persona que es, entiende que nadie más tiene la responsabilidad de hacerla feliz ni de cuidar de ella. Para una mujer que se ama y acepta a sí misma, no existen los límites, es capaz de cumplir cualquier meta que se proponga, así cuando encuentra a una pareja, será para compartir su vida, no para completarla.

Una mujer segura de sí misma, sabe lo que quiere y va a buscarlo, cuando algo no encaja dentro de su plan de vida no se estanca esperando a que lo haga, sabe dejar ir cuando es necesario. Esta mujer confía en la vida y en las oportunidades pero por sobre todas las cosas, confía en sí misma.

Etiquetas