ERES MANIPULADA POR TU PAREJA? TE DECIMOS COMO ENTERARTE

¿Sabías que casi el 25% de las mujeres ha sido objeto de maltrato psicológico,  Muchas veces, no es tan fácil saber si te están manipulando o quieren controlarte (no siempre es fácil). Para ayudarte a detectarlo, Raquel Graña, psicóloga, sexóloga y ‘coach’ educacional al frente del canal de YouTube Íntimas conexiones, te da estas ocho claves para saber si eres una víctima. Toma nota.

Crees que todo está en tu cabeza.

En las charlas que mantienes con tu chico es frecuente que te dé contestaciones de este tipo: “No he dicho eso, te lo has inventado”, “eres una exagerada”, “te lo estás imaginando”, “eso es cosa tuya”, “estás delirando” o “se te está yendo la pinza”.

Estás convencida de que lo haces todo mal.

De hecho, las palabras que más repites desde que estás con él son “lo siento”. No puedes evitar pedir perdón por casi todo y esta es tu respuesta habitual ante las incesantes críticas de tu pareja.

Eludes el contacto con amigos y conocidos.

Prescindes voluntariamente de una vida social activa. Tratas de mantenerte dentro de lo que consideras tu zona segura: junto al manipulador. Así evitas comentarios críticos sobre cómo te comportas o conversas con los demás.

Tu entorno ve las cosas de manera opuesta a ti.

Te ocurre a menudo que hay bastante acuerdo entre tus familiares y amigos en que las cosas no suceden como las cuentas o asegura el otro. Es una llamada de atención que indica que quizá tienes que empezar a cuestionar lo que te dice tu ‘partenaire’.

Te cuesta tomar decisiones por ti misma.

Vives en una duda permanente y nunca sabes si estás haciendo las cosas bien. No estás segura ni de lo que piensas ni de tus decisiones. Por eso, te has acostumbrado a preguntarle su opinión cada vez que vas a dar un paso, por pequeño que sea.

Vives en un estado entre depresivo y ansioso.

Tu estado de ánimo suele ser bajo, sin demasiado espacio para la alegría, porque sufres una inseguridad crónica producida por tu doble realidad: la que percibes tú misma y la que crea el otro.

Te preguntas si eres lo suficientemente buena.

Las críticas constantes que recibes hacen que tú misma te cuestiones todo, incluso si eres una buena compañera sentimental, a veces hasta el punto de pensar que no te mereces tener una relación y menos con esa persona.

Evitas hablar sobre tu vida en pareja con los demás.

No sólo rodeas tu relación sentimental de un halo de misterio para protegerte de él, sino que además mientes y haces todo lo posible por encubrir a quien te manipula para que tenga una buena imagen ante tu familia, amigos, conocidos y compañeros de trabajo.

Si te sientes identificada con varias de estas afirmaciones… Ten cuidado, asume que debes ponerle remedio… ¡y quiérete mucho para actuar en consecuencia!