Los mayores pueden evitar más de 26 enfermedades con ejercicio físico

Envejecer de manera saludable es un deseo universal. Entre las claves para lograrlo está practicar ejercicio físico de forma continuada, siempre teniendo en cuenta los límites propios. Sabemos que las personas mayores que hacen actividad física tienen menor dependencia en esta fase de la vida. Además, en las personas con enfermedades crónicas el ejercicio físico también tienen efectos positivos.

En la actualidad, los mayores representan un 36 por ciento de la población española. De esa cifra, el 80 por ciento padece  obesidasegún los datos de la última Encuesta Europea de Salud, publicada en el año 2014. El motivo de estas cifras es, además de la mala alimentación, la ausencia del ejercicio físico guiado y adaptado.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que las personas con edad por encima de los 60 años hagan 150 minutos de actividad física a la semana para combatir el sedentarismo, pero hay que tener en cuenta que los mayores tienen poca fuerza física, pueden caerse y sufrir traumas graves que pueden llegar a ocasionar incluso la muerte,” explicó el experto en Educación Física Ignacio Ara en el XXXII Congreso Internacionl de Nutricion Practica.

El especialista insistió en que “26 enfermedades mejoran con el ejercicio físico y 35 empeoran si no se practica”. Se ha comprobado que mover el cuerpo de manera habitual puede reducir las oportunidades de tener un accidente cerebrovascular, osteoporosis, cáncer o diabetes, entre otras.

¿Cómo se puede activar a una persona mayor?

El experto, que además ha colaborado con la producción de Guia de Actividad Fisisca para el Envejecimiento Activo de las Personas Mayores, sugiere una serie de recomendaciones que puede ayudar a mantener esta población en una buena forma física.

  • Camina cada día: preferentemente por la mañana.
  •  Practica actividades como: gimnasia, yoga, tai-chi, aquagym, etc. Ayuda a mejorar la resistencia, el tono muscular, el control postural, la flexibilidad, la memoria y el ritmo.
  • Aprovecha otras formas de moverte: actividades como ir a dar un paseo en bicicleta, nadar, correr o hacer esquí de fondo, pueden adaptarse a situación de cada persona.
  • No pases muchas horas sentado sin moverte: cuando estés en casa viendo la televisión, hablando por teléfono, etc., aprovecha para hacer ejercicios de brazos y piernas.