Mujeres y hombres: el secreto de las relaciones de pareja

COMPARTIR:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
COMPARTIR:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

¡Qué bonito es el amor! Mujeres y hombres se buscan, se encuentran y, finalmente, se unen en una relación de pareja para disfrutar a tiempo completo del amor que sienten. Lo difícil no es enamorarse; lo difícil es cuando tus sentimientos te llevan a formalizar la pasión, el deseo y el enamoramiento en una relación de pareja.

A partir de ese momento entrarán en juego elementos ajenos al amor: apoyo, compresión, complicidad, convivencia, pero también malentendidos, celos, discusiones. ¿Por qué se convierte en un conflicto de intereses? ¿Cuál es el secreto de las relaciones de pareja?

Mujeres y hombres… y el amor

Nos hemos propuesto indagar en el complejo mundo de las relaciones de pareja. Por qué tantas y tantas parejas se rompen, por qué algunas de las parejas que no se rompen, en realidad no se soportan y por qué las parejas felices parecen tan inalcanzables. Entendemos que la clave está en esas diferencias que separan a hombre y mujeres, diferencias que no siempre han de ser irreconciliables, aunque provoquen tantos malentendidos. Diferencias que nos separan y nos unen a la vez.

Ahí está la paradoja de las relaciones entre mujeres y hombres. Ese es, realmente, el secreto de las parejas. Tan distintos que nos atraemos, tan distintos que no logramos entendernos, tan distintos que, algún día, podemos llegar a complementarnos. Tal vez. Tal vez son esas diferencias entre mujeres y hombres las que han creado el mito de la media naranja. ¿Nos falta algo si no estamos en pareja?, ¿estará por ahí, en algún lugar, nuestra media naranja? ¿Acaso realmente existe una media naranja?

A nuestro alrededor hemos sido testigos de los numerosos conflictos que surgen entre las parejas. Incluso, algunos los hemos vivido en carne propia, otros nos los han contado y otros están ahí, revoloteando en el inconsciente colectivo. A base de experiencias, propias y ajenas, hemos llegado a algunas conclusiones, mientras que otras se nos siguen escapando. Pero en todo caso, queremos compartir nuestras conclusiones, si acaso entre todas encontramos el secreto de una pareja feliz.

 

¿Cuál es el secreto de las relaciones de pareja?

Los resultados de nuestras investigaciones sobre mujeres y hombres y relaciones que se establecen entre ellos irán apareciendo a lo largo de las semanas. Abordaremos los distintos temas que preocupan a las parejas: las discusiones, la convivencia, el entendimiento, el sexo… pero todo lo abordaremos con humor. Porque estamos convencidas de que el amor no puede sobrevivir sin humor.

Como somos tolerantes y comprensivas, además de muy razonables (o eso queremos creer), estamos abiertas a escuchar el punto de vista de todos esos hombres que quieran participar en las investigaciones. Y aprovechamos para pedir que nadie, ni hombre ni mujer, se vaya a ofender por los estereotipos a lo que necesariamente tendremos que recurrir. Porque lo haremos desde el cariño y desde el respeto, pero siempre desde el humor.

El humor y el amor

Nos vamos a reír de todo, de los hombres indiferentes y de las mujeres agobiantes, de los hombres insensibles y de las mujeres blandas, de los hombres que no escuchan y de las mujeres que no paran de hablar. Nos vamos a reír, porque con risas se llevan mejor los problemas. Y porque estamos seguras de que esas risas se incluyen dentro de la fórmula de la pareja feliz.

Y puede que al final, lo único de lo que nos acabaremos dando cuenta es de que siempre tuvimos el secreto de las relaciones de pareja enfrente de nosotras, aunque no lo supimos. Es posible que todas nuestras conclusiones nos acaben confirmando que el amor no se puede comprender. Pero, ¿no es ese misterio lo que hace que el amor y el enamoramiento resulten tan atractivos? Tenemos claro que no necesitamos a nadie más que a nosotras mismas para ser feliz pero, ¿acaso no nos pica la curiosidad?

Dejémonos de redes sociales, el estrés del día a día o de la necesidad de caerle bien a todo el mundo y centrémonos en nuestros sentimientos. Quitémonos el miedo conocer nuestras emociones más íntimas, aunque podamos acabar asustándonos de nosotros mismos. Pero, ya se sabe: así es el amor.

Etiquetas