Orgasmos fingidos

COMPARTIR:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
COMPARTIR:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Por un momento vamos a convertirnos en el popular Sherlock Holmes para ir tras las pistas del orgasmo fingido y detectar si nos la están pegando. Os adelanto que no es fácil distinguir entre el clímax real y el simulado, pero aquí van algunas de las sutiles señales que pueden darse si éste es auténtico:

  • Presta atención a su ritmo cardíaco y su respiración, éstos deberían haber aumentado considerablemente.
  • Notas que su piel está más caliente y sudorosa.
  • Adviertes cierto rubor en la zona del pecho y el abdomen.
  • Sus pupilas se dilatan de forma notable en el momento cercano al orgasmo.

Recuerda, esto sólo son algunos indicios, en ningún caso debes de tomarlo al pie de la letra y sobretodo antes de intentar solucionar el caso por tu cuenta… ¡háblalo con tu pareja!

Consejos para dejar de tener que fingir orgasmos

Como siempre, uno de los conceptos claves sera la comunicación con tu pareja. un ambiente distendido donde poder guiar y ser guiado  con naturalidad y sobretodo sinceridad sera el escenario perfecto para llevar a cabo una enseñanza mutua por los misterios del placer.

Fuera presiones, la sexualidad no tiene tiempos ni entiende de reglas escritas. Disfruta de las agradables sensaciones que pueden otorgarte los múltiples juegos en pareja y no fuerces la situación… ¡lo que tenga que ser será!

Si estamos continuamente pensando en complacer y agradar a los demás quizá nos estemos olvidando de algo realmente importante… ¡nuestro propio placer! Así que, ¿por qué no tomar las riendas de tu propio disfrute?

Por último, si la consecución del orgasmo supone un problema para ti en cualquier situación,  te invitamos a leer el artículo sobre anorgasmia, que despejará tus dudas al respecto.

Etiquetas