Por qué tu vida sexual va a ser bastante mejor a los 50 años que a los 30

Una nueva encuesta demuestra por qué son los más mayores los que más disfrutan en la cama con su pareja. Una serie de expertos explica por qué

34

A medida que cumplimos años, nuestra capacidad física decrece. Es algo evidente, y cuantas más velas soplamos parece que no solo aparecen achaques físicos, sino también falta de energía. Esto se puede notar también en las relaciones más íntimas. Quizás, y sobre todo si lleváis unos años casados no lo hagáis con tanta frecuencia y la chispa que antes se encendía de repente, ahora ya no prende de la misma forma.

Diversos estudios científicos han apoyado la teoría de que a medida que envejecemos, las relaciones sexuales son peores. Pero una nueva investigación, realizada por la empresa de juguetes sexuales Love Honey, ha demostrado que son los más mayores quienes disfrutan más y mejor del sexo que aquellos que casi acaban de pasar la pubertad y se encuentran en la franja de los 18 y los 25 años.

La clave para disfrutar de una plena satisfacción en la cama está en la habilidad para comunicar tus necesidades sexuales

Los resultados se obtuvieron después de entrevistar a 3.000 adultos de Estados Unidos, Austalia y Reino Unido, por lo que parece que la muestra es bastante completa. Los ‘seniors’ arrasaron: un sorprendente 95% de mayores de 55 años aseguró que se sentían más que satisfechos sexualmente, mientras que solo un 68% de los jóvenes de entre 18 y 25 podían decir lo mismo.

Según la encuesta, el pico de actividad sexual se dispara cuando tenemos entre 20 y 30 años y después decae, pero solo hasta los 45, ya que una vez se pasa esta barrera de edad, vuelve a repuntar con más fuerza que nunca. Parece que la vida adulta es la verdadera causante de la escasez de orgasmos entre las personas entrevistadas: el trabajo, el cuidado de los hijos o los padres o las preocupaciones económicas de tener que sacar a la familia adelante. Sin embargo, una vez ya estás hecho a ello, la libido vuelve a crecer.

A los 20, nos bombardean con el mensaje de que estamos hechas para satisfacer sexualmente a los hombres

No es de extrañar que sea entre los 45 y los 50 la franja en la que existen más divorcios, muchos de ellos causados por infidelidades. La cotidianidad es ese gran enemigo de la pasión, la libido regresa y el contacto íntimo se dispara a la mediana edad. Si eres afortunado y sigues enamorado de la persona a la que conociste tantos años, la causa más probable de que la llama entre vosotros no se haya apagado todavía es la confianza sexual y la conexión emocional que tenéis el uno con el otro.

Este es precisamente uno de los puntos en los que incide la encuesta: “La clave para disfrutar de una plena satisfacción en la cama está en la habilidad para comunicar claramente tus necesidades sexuales y deseos, pero si la gente no se toma su tiempo en descubrir cuáles son, ¿cómo se los van a comunicar a sus parejas?“. Debe ser por esa confianza mutua por la que el sexo a edades más avanzadas resulta tan positivo, en contraste con las inseguridades propias de la juventud que hacen tantos estragos a las experiencias sexuales de los veinteañeros.

Una brecha de placer

Otra de las explicaciones más interesante a los resultados de la encuesta es la que ofrece Wednesday Martin, antropóloga cultural, en ‘Best Life‘. “Cuando las mujeres tienen 20 años, el mensaje con el que nos bombardean de forma repetida es que estamos para satisfacer sexualmente a los hombres heterosexuales”, reconoce. “A medida que envejecemos, prima más el derecho a recibir que a provocar placer”.

“Conocemos nuestros cuerpos y sabemos qué es lo que nos gusta en la cama”, prosigue Martin. “Tenemos mucha más experiencia y podemos pedir lo que de verdad deseamos. Muchas mujeres que pasan la barrera de los 50 años se sienten más empoderadas que nunca. En mi opinión, muchas de ellas están ayudando a romper la brecha de placer en cuanto a géneros”.

A medida que cumplimos años, nuestra capacidad física decrece. Es algo evidente, y cuantas más velas soplamos parece que no solo aparecen achaques físicos, sino también falta de energía. Esto se puede notar también en las relaciones más íntimas. Quizás, y sobre todo si lleváis unos años casados no lo hagáis con tanta frecuencia y la chispa que antes se encendía de repente, ahora ya no prende de la misma forma.

Diversos estudios científicos han apoyado la teoría de que a medida que envejecemos, las relaciones sexuales son peores. Pero una nueva investigación, realizada por la empresa de juguetes sexuales Love Honey, ha demostrado que son los más mayores quienes disfrutan más y mejor del sexo que aquellos que casi acaban de pasar la pubertad y se encuentran en la franja de los 18 y los 25 años.

La clave para disfrutar de una plena satisfacción en la cama está en la habilidad para comunicar tus necesidades sexuales

Los resultados se obtuvieron después de entrevistar a 3.000 adultos de Estados Unidos, Austalia y Reino Unido, por lo que parece que la muestra es bastante completa. Los ‘seniors’ arrasaron: un sorprendente 95% de mayores de 55 años aseguró que se sentían más que satisfechos sexualmente, mientras que solo un 68% de los jóvenes de entre 18 y 25 podían decir lo mismo.

Según la encuesta, el pico de actividad sexual se dispara cuando tenemos entre 20 y 30 años y después decae, pero solo hasta los 45, ya que una vez se pasa esta barrera de edad, vuelve a repuntar con más fuerza que nunca. Parece que la vida adulta es la verdadera causante de la escasez de orgasmos entre las personas entrevistadas: el trabajo, el cuidado de los hijos o los padres o las preocupaciones económicas de tener que sacar a la familia adelante. Sin embargo, una vez ya estás hecho a ello, la libido vuelve a crecer.